¿DE DONDE PROCEDE EL TÉRMINO ISABELINO?

Existen dos historias paralelas para explicar el origen de este término que alude a la capa equina, procedente de la disolución del color alazán.

La Archiduquesa, soberana de los Países Bajos, Isabel Clara Eugenia hizo la promesa de no cambiarse la ropa interior hasta conseguir la conquista de una ciudad belga (asedio de Ostende, 1602-1604), como la cosa acabó alargándose más de lo esperado, la ropa fue amarilleando.

Otra versión asocia el mismo hecho a idéntica promesa de nuestra Reina Isabel la Católica con la toma de Granada (1492). No es difícil imaginarla en el campamento de Santa Fé viendo pasar los días y meses mientras la ropa transmutaba un cambio en tonalidad, perdiendo el blanco símbolo de pureza.
Personalmente, esto me genera un dilema. En mi condición de español y admirador de la historia nacional, prefiero atribuir la anécdota a nuestra Reina y hacerla partícipe y autora de la denominación del color. Aunque por motivos higiénicos, esto no la deja en muy buen lugar, entonces quiero pensar que este dudoso honor lo ostenta la noble neerlandesa.

Recordemos que el isabelo o isabelino es una capa procedente de la dilución del alazán. Tonalidad amarillenta o pajiza, constituída por pelos grisáceos en la base y blanco amarillento en las puntas. Generalmente la piel es rosácea, pero se va oscureciendo con la edad. Es una coloración que debe “madurar”, es decir, sólo tendrá su máximo brillo y aspecto dorado con el paso de los años.

Espectacular caballo cuarto de milla de capa Isabela.

 

Copyright 2018 vcadiestramiento.com- Vicente Castillo | Todos los datos reservados.

By | 2018-10-14T10:35:14+01:00 octubre 14th, 2018|¿Sabías qué?|0 Comments

Leave A Comment