Los libros de lectura estimulan la imaginación. Algunos cuentan cosas fantásticas y otros relatan hechos no verdaderos.