¿QUÉ SON LAS HIPOSANDALIAS?

 

El origen griego de la palabra, se puede traducir por algo así como calzado de caballos.
En la antigüedad, se encontraron con dos problemas básicos al emplear de manera general el caballo para las guerras. Marchas medias de unos 25 kilómetros diarios, que implicaban un excesivo desgaste de los cascos y además demasiado ruido para aproximarse al enemigo, evitando el factor sorpresa.

En las campañas de Alejandro Magno se cuenta “los caballos del ejército sufrían mucho en las largas expediciones, durante las marchas a través del Asia Menor, y la mayoría de ellos, desgastaron los cascos y quedaron cojos”.

La idea era tapar los cascos con plantas y redecillas de esparto, principalmente, que se ataban a la corona y cuartilla. Más tarde, se sustituyó por el cuero. Desgraciadamente, se cuentan muy pocos hallazgos arqueológicos, pues no olvidemos el rápido deterioro de las materias vegetales necesarias para la confección de una hiposandalia. Esto se fue perfeccionando, facilitando una marcha más silenciosa y menor desgaste del casco. El equivalente actual, son las botas de goma, tan frecuentes en caballos descalzos o que deben caminar por zonas asfaltadas.

Existe un vacio histórico, de unos tres siglos, que impide conectar el uso de las últimas hiposandalias con las primeras herraduras. El herraje con clavos, tampoco está datado, aunque se cree que surgió en las actuales Francia y Alemania.

El conocimiento más profundo de ciertos aspectos de la hipología, ha permitido desarrollar una nueva técnica, que con un mínimo cuidado de los cascos, una alimentación especial y un terreno no demasiado pedregoso permite tenerlos descalzos: el método del barefoot.

Imagen de un burro descalzo tomada en Egipto.

Copyright 2018 vcadiestramiento.com | Todos los datos reservados.

By | 2018-05-01T20:58:00+00:00 abril 29th, 2018|¿Sabías qué?|0 Comments

Leave A Comment