¿LOS CABALLOS SE RÍEN?

 

 

    Resulta habitual pensar que los caballos se ríen, o al menos es lo que se piensa al observar una mueca semejante a nuestra risa, en el intento constante de humanizar a casi todos los animales. Cuando observamos a uno de nuestros caballos levantar el belfo superior, estirando el cuello, lejos de representar la expresión facial de la felicidad, están activando una variante del sentido del olfato.

   La mayoría de los mamíferos poséen un servicio auxiliar del olfato , aunque se sabe que el hombre, los primates y los cetáceos son excepciones. No porque carezcan del órgano, sino porque se han perdido las conexiones cerebrales, por lo tanto se encuentra “inutilizado”. De lo que se deduce que las hormonas que flotan en el ambiente no nos afectan, ni las detectamos. Este se encuentra por encima del paladar; entre la nariz y la boca, junto al hueso vómer y es denominado Órgano vomeronasal u órgano de Jacobson.

   Se trata de receptores sensitivos que van conectados a las fosas nasales. Son capaces de detectar determinadas sustancias en el ambiente, especialmente las feromonas. Estas se encuentran presentes en la orina de la yegua. Por lo tanto al entrar en celo y orinar, el macho recibe información del sexo al que pertenece y su momento del celo, lo que le permite ser selectivo y responder con excitación ante aquella hembra que esté receptiva.

   Para oler la orina y detectar las feromonas, debe elevar el belfo superior para actuar con el órgano vomeronasal. A esta acción se la denomina técnicamente reflejo de Flehmen.

¿Este caballo se ríe?. No. Se trata del reflejo de Flehmen.

­
Copyright 2017 VCadiestramiento | Todos los datos reservados.

By | 2017-11-13T20:43:09+00:00 noviembre 13th, 2017|¿Sabías qué?|0 Comments

Leave A Comment