LOS CABALLOS DE NAPOLEÓN.


Si algo ayudaba verdaderamente a la victoria de las batallas y al prestigio y la imagen de un general, ha sido la disponibilidad de una cuadra de caballos bien seleccionada y adiestrada. Napoleón Bonaparte (15-8-1769, 5-5-1821), según cuentan las crónicas, era un apasionado de los caballos aunque nunca fué un destacado jinete y su biografía se tiñe de numerosas caídas. Falta que compensaba con su conocida energía, perseverancia y resistencia física. Su imagen como militar todopoderoso, obligaba a escoger detenidamente sus monturas por físico y temperamento. No era raro que en cada batalla cambiase hasta tres o cuatro veces de montura para que se presentaran ante el enemigo siempre frescos. Llegó a tener hasta 129 caballos de uso personal. Un adiestramiento concienzudo impedía que se asustasen de casi nada.

Cuatro fueron principalmente las razas empleadas: el zar Alejandro I, le obsequió con unos cuantos ejemplares de raza rusa. La raza Bávara, animal de más alzada, le hacía parecer pequeño. Carlos IV le regaló un lote de una quincena de españoles, pero su raza favorita fue siempre el árabe, que se adaptaba mejor a sus exigencias y se caracterizan por su excepcional resistencia. De esta manera podía disfrutar de caballos briosos en desplazamientos y largas batallas, a la vez que le confería mayor tamaño a lomos de caballos más pequeños. De esta manera, destacaba su altura de 168 cm, nada pequeño para la época en contra de lo que se suele afirmar. Como diríamos hoy en día, cuestión de imagen.

LOS NOMBRES DE SUS CABALLOS

Hasta los nombres que les asignaba estaban perfectamente meditados, optando por las ciudades de sus conquistas o héroes mitológicos. Cyrus, Turis, Nerón,Tamerlán, Austerlitz, Jaffa, Córdoba, Montevideo. Aunque su preferido siempre fué Marengo, un árabe tordo de 145 cm de alzada, fuerte, brioso, manejable y a la vez tranquilo frente a las detonaciones propias del combate. Su nombre alude a la batalla de Marengo (Italia, 14-7-1800) y se trataba de un ejemplar importado directamente desde Egipto. Le ayudó en sus campañas más importantes como Austerlitz o Jena y fue apresado el Waterloo en 1815, herido hasta en ocho ocasiones diferentes. Se dice que vivió 38 años. La denominación cromática de gris marengo se debe al peculiar tono de este caballo, aunque todos sabemos que no hay caballos grises, sino tordos…

CABALGADA EPICA

Aunque ya hemos indicado que no se caracterizó por ser buen jinete, protagonizó un hito o récord con el recorrido de Valladolid a Burgos en un tiempo récord de 3 horas y media y la distancia de 120 km. Napoleón necesitaba marchar a Francia de manera inesperada, sale de Valladolid acompañado de un séquito de mariscales, componentes del regimiento de cazadores como escoltas y varios generales. Por el camino van quedándose poco a poco todos rezagados llegando él solo, afrontando caminos poco seguros, invadidos por ladrones y bandoleros. Si estimamos la velocidad media, superó los 30Km a la hora. ¿Imagináis qué caballo fue el protagonista de esta proeza?, un reto así tan solo puede ser afrontado por un caballo de raza árabe… efectivamente, Marengo.

Copyright 2019 vcadiestramiento.com | Todos los datos reservados.

By | 2019-01-20T21:45:06+01:00 enero 17th, 2019|Historias de la Equitación|0 Comments

Leave A Comment