LOS 10 REQUISITOS QUE DEBERÍA REUNIR UN CENTRO HÍPICO.

 

Para la práctica de la hípica, evidentemente, precisamos de unas instalaciones que reúnan unas condiciones mínimas. De ello va a depender una variedad de factores, entre ellos, que se consolide nuestra afición, prevención de accidentes al jinete o al caballo y cierta comodidad en todas y cada una de las labores a ejecutar. Seamos honestos, la calidad de las instalaciones irá en una proporción directa a lo que paguemos, por lo tanto, no pidamos peras al olmo…

1- PISTA CUBIERTA.- Aunque puede suponer una inversión de cierto nivel y aparentemente algo superfluo, realmente se trata de un punto que permite la máxima explotación de un centro hípico. Si lo enfocamos desde un punto de vista de la rentabilidad, es la única manera de no parar los días que llueve y los sucesivos por inundación. No olvidemos los días de calor extremo, y en general ante cualquier manifestación meteorológica, nos dará la opción de entrenar en cualquier momento del día.

2- SALÓN SOCIAL.- Un sitio donde descansar, calentarnos y establecer una relación de amistad con los demás usuarios del centro, resulta imprescindible. En los días más gélidos, una bebida caliente nos reconfortará y podremos intercambiar impresiones sobre el mundo del caballo y de esta manera compartir durante un rato una afición común.

Pista cubierta acristalada en la Yeguada de La Cartuja, Jeréz de la Frontera,Cádiz.

Pista cubierta acristalada en la Yeguada de La Cartuja, Jerez de la Frontera, Cádiz.

 

3- CUADRAS.- Las cuadras deben estar ventiladas para el verano y relativamente protegidas durante el invierno, sobre todo de las corrientes de aire. El exceso de luz atrae demasiados insectos, pero una falta de la misma, produce cierta tristeza en los animales. Un box tendrá un tamaño de 3m x 3m o 9 metros cuadrados como mínimo. Obviamente, su construcción debe estar pensada para que no haya salientes, tornillos, chapas o cualquier otro material susceptible de causar lesiones. Deben estar orientados hacia algún lugar donde se desarrolle actividad, que les permita distraerse en las largas e innumerables horas que están ociosos. Que tengan algo de heno, forraje o paja que igualmente les entretenga.

4- CAMINADOR.- Se trata de una interesante alternativa para aquellos que no pueden trabajar a su caballo con la frecuencia necesaria. Permite la actividad física diaria de una manera bastante razonable o un excelente recurso para que caliente antes del trabajo montado.

5- FÁCIL ACCESO AL CAMPO.- Que podamos acceder a una zona de campo con facilidad, sin tener que atravesar carreteras o caminos llenos de vehículos u otros peligros debe ser una condición a tener en cuenta. A todos nos gusta relajarnos en un agradable paseo por la naturaleza. Si a esta situación en un entorno privilegiado, le añadimos un río donde refrescarnos, la opción es perfecta.

6- AGUA DE CALIDAD.- Ya está bien de centros hípicos donde el agua provenga de acequias o pozos, de dudosa calidad, sin ningún tipo de control o de almacenamiento en depósitos de plástico que permanecen al sol. Obviamente, el agua y su pureza es fundamental como síntoma de salud y debería estar tratada o, lo ideal, que fuera apta para consumo humano. Otro aspecto importante y del que no se habla mucho es el de un Ph correcto. Existen estudios que aseguran una mayor asimilación de los nutrientes, ganancia de peso y mejor salud con la administración de agua que se aproxime al neutro (un 7).

7- AMBIENTE AGRADABLE.- A todos nos gusta que nos traten bien. La profesionalidad y amabilidad del personal y la capacidad de limar las inevitables asperezas propias de la convivencia, deben ser prioritarias. Un buen ambiente también tiene que ver con la calma que irradie el lugar, la limpieza, control sobre los perros o vehículos a motor, la cercanía a la naturaleza… no olvidemos que la equitación puede funcionar como una evasión a las exigencias de la sociedad, que nos reactiva, purifica, enriquece y carga las baterías.

El guadarnés de la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre, en Jerez de la frontera, Cádiz. Un espacio emblemático dentro de la institución.

8- BIEN COMUNICADO.- La facilidad de comunicación y la cercanía a nuestro domicilio será definitivo si pretendemos visitar todos los días a nuestro caballo y satisfacer sus necesidades. Carreteras fáciles, líneas de autobús, o aún mejor, carriles especiales para bicicletas, permiten a los menores cierta autonomía para sus desplazamientos.

9- CUARTO DE TRABAJO A CUBIERTO.- En todos los centros hípicos debería haber un espacio equivalente a la superficie de una cuadra, o poco más, que permita trabajar a cubierto a todos los profesionales. Veterinario, herrador o esquilador, son algunos que seguro le darán un buen uso, imprescindible que haya iluminación artificial y toma de luz para los aparatos. Un lugar donde tomar unas radiografías sin que el animal se mueva, que podamos esquilar sin que el pelo se lo lleve el viento o que el herraje se lleve a cabo en un suelo bien aplomado y limpio son ventajas incuestionables.

10- PERSONAL COMPETENTE.- Es muy importante que podamos depositar la responsabilidad del cuidado de nuestro animal a personal competente y profesional. En una instalación hípica gira mucha gente en torno a nuestro animal; mozo de cuadra, profesor, jinete. Que dispongan de cierta experiencia, de ojo clínico, titulación homologada, vocación clara, debidamente orientados y liderados por la figura de un responsable o director técnico, quien debe supervisar todas las cuestiones relativas al óptimo estado de los animales. Al fin y al cabo, ¿qué hay más importante que el bienestar de nuestro caballo?

 

By | 2017-10-25T08:51:59+00:00 octubre 25th, 2017|10 cosas que...|0 Comments

Leave A Comment