LAS 10 REGLAS QUE TE PERMITIRÁN CONFIAR EN TI MISMO; UNA AYUDA A LA COMPETICIÓN.

La noche insomne, los nervios a flor de piel y sólo una idea en nuestra mente, en unas horas compito por vez primera. Los temores, dudas e inquietudes son palpables. ¿Haré el ridículo?, ¿lograré concluir la prueba con éxito?, ¿estará el caballo a la altura de las circunstancias? Con frecuencia se ven jinetes agobiados y traicionados por la presión del entorno, que no son capaces de asumir correctamente una situación comprometida, ya sea la propia competición u otros escenarios como la monta de un potro revoltoso, la consecución de un recorrido de trazado enredoso. Lógicamente, poco podemos conseguir si no ha habido de manera previa una preparación física constante y bien dirigida. Pero tampoco debemos descuidar la vertiente de la fuerza sicológica y el adiestramiento mental para afrontar correctamente estos retos. A esto, en la metodología moderna, se le denomina coaching deportivo.
Vamos a proponer 10 puntos que pueden ayudarnos a soportar la presión mental derivada del momento y del entorno, basados en la parte positiva de nuestras capacidades.

1- HUMILDAD. Hay que ser discreto en nuestra aptitud, pero a la vez debemos saber que somos grandes, ¡los mejores! Debemos conocernos perfectamente, esto nos dará más confianza en nosotros mismos. Saber dónde se encuentran los límites y los puntos fuertes nos permiten saber a qué nivel de competición podemos optar.

2- TALENTO DEPORTIVO. Tienes un gran talento deportivo y lo sabes. Tienes claro que puedes asumir tu objetivo. Eres bueno y en el fondo no tienes otra opción que admitirlo. Los fallos no son fallos sino consecuencia de la duda. No mires atrás, lo hecho, hecho está y recuerda, acción y reacción.

3- HABLAR SIEMPRE DE MANERA POSITIVA. Resulta fundamental adoptar un lenguaje en tono positivo, que nos implique al éxito, que nos permita “comernos” las dificultades que surjan. No se trata de conformarnos con frases como “estoy preparado”, “puedo hacerlo” o “voy a conseguirlo”, mejor sustituirlas por “¡¡ESTOY PREPARADO!!”, “¡¡PUEDO HACERLO!!”, “¡¡VOY A CONSEGUIRLO!!, ¿no es lo mismo, verdad?. De esto saben mucho mis alumnos asiduos, que en las sesiones de entrenamiento tienen siempre prohibidas las expresiones derrotistas del tipo “no puedo”.


4- CREAR UN CUADERNO DE ENTRENAMIENTO. Lamentablemente, no todo sale como uno quisiera. Hagamos una especie de listado de sensaciones, donde sólo anotemos las partes positivas de cada entrenamiento, será con lo que siempre nos quedemos. Tras cada sesión, meditemos durante algunos minutos cómo han salido las cosas y seleccionemos lo bueno, interpretando lo que ha salido mal como el punto a trabajar para superarnos.

5- ANALIZAR ÉXITOS Y FRACASOS POR IGUAL. Este análisis nos puede permitir elaborar una estrategia diferente y más eficaz. Debemos evaluar por igual éxitos y fracasos y mantener bajo control aquello que dependa de nuestras capacidades. Deberíamos preguntarnos en caso de repetir la prueba, ¿lo haría igual?, ¿qué es lo que cambiaría?.

6- ELABORAR UNA LISTA QUE NOS DE SEGURIDAD. Cuando tenemos orden y control en las cosas, sentimos que poseemos confianza y seguridad. Confeccionemos un orden en la ejecución que sea conciso, concreto, matemático, con ritualismo. Escojamos a la perfección el orden en cada uno de los procesos, el lenguaje a emplear, los gestos.

7- DESARROLLAR PROCESOS MENTALES Y EMOCIONALES. Con ayuda de un entrenador personal o especialista en sicología deportiva, debemos establecer caminos mentales que nos permitan afrontar una situación positiva. Afrontar la competición con entusiasmo, convicción y ánimo puede ayudarnos más de lo que pensamos.

8- VALORAR LA DISTANCIA AL OBJETIVO. ¿Realmente he cumplido el objetivo planteado o me he quedado demasiado lejos?, ¿quizá el objetivo planteado estaba muy alejado de mis posibilidades? Es importante planificar objetivos que nos mantengan activos e ilusionados con el entrenamiento diario. Pero estas metas, deben ser reales y que podamos alcanzarlas. Si, por el contrario, el objetivo a alcanzar se encuentra muy distante, nos puede hacer caer en una decepción que nos haga abandonar.


9- DISMINUIR EL IMPACTO DE LOS ERRORES. Entender y aceptar que un error no es un fracaso absoluto, quizá sea una orientación de lo que no hay que hacer o de lo que debemos trabajar para corregir. Un error no implica ser un mal deportista, simplemente nos refuerza en nuestra condición de seres humanos y por tanto de sujetos imperfectos. Evidentemente hay que esforzarse en no cometer equivocaciones, pero el aceptarlas y asumirlas nos puede permitir la superación del problema y por tanto la mejoría en nuestro nivel.

10- ENTRENAR LA PRESIÓN PSICOLÓGICA. Debemos entrenar la presión que genera una situación en la que sabemos que nos valoran unos jueces o que somos observados por un número de espectadores, muchos amigos, otros no tanto y la mayoría desconocidos. Colocarnos ante escenarios similares nos hará acostumbrarnos y relajarnos. Incluso con el tiempo podemos llegar a encontrarnos cómodos, permitiendo que nuestro rendimiento sea el máximo.

By | 2017-11-02T22:08:30+00:00 noviembre 2nd, 2017|10 cosas que...|0 Comments

Leave A Comment