LAS 10 COSAS QUE DEBES SABER SI VAS A TENER UNA CITA CON UN AMANTE DE LOS CABALLOS.

¿Has conocido a alguien muy especial, por el que sientes una extraña atracción? Llega el momento de vuestra primera cita formal y esta persona nos confiesa que es un fiel amante del mundo de la equitación, que su vida gira en torno a los caballos. Nuestra reacción va a ser de sorpresa, porque no sabemos nada de caballos ni hemos visto uno al natural. ¿Sabes cómo desenvolverte con alguien tan peculiar?, ¿conoces las peculiaridades de su mundillo? No te preocupes, aquí te aportamos unas pautas para que lo conozcas mejor. Para ello te explicamos brevemente como es su vida y alrededor de qué se centra, los estereotipos propios de esta fascinante afición. La equitación… es una alternativa de vida.

1- FINES DE SEMANA-
No hagas muchos planes para los fines de semana, madrugones para cargar el caballo y marchar de concurso o realizar alguna travesía por una vía verde será la tónica. Habrá que preparar el vestuario de competición, provisiones, alforjas. No olvidemos que habrá que adaptar el horario de monta a la época del año: mejor el centro del día en invierno y primeras o últimas horas para el verano. La logística y el propio viaje impide quedarnos hasta las tantas durmiendo o pasar la tarde tranquilamente ante el televisor. Los fines de semana son más agotadores que las propias jornadas laborales.

2- ¿DE QUÉ HABLAR?-
¿De qué puedo hablar con una persona que me interesa y quiero conocerla mejor? A veces resulta una elección complicada, pero en este caso es obvio: la última tendencia en entrenamientos, el caballo de moda, nuestra raza preferida o el jinete que arrasa nos hará triunfar y cautivar a esta persona. Lo normal es que desconozcamos estos temas puntuales, pero seguro que podemos entrar por cuestiones más accesibles como el mundo general de los animales.

3- ROPA Y VESTIMENTA-
Hay una tendencia especial para vestirse. Determinadas marcas de evocación ecuestre, votos camperos si somos devotos de la doma vaquera… polos de ciertas marcas si nos inclinamos por el salto…no olvidemos los armarios roperos, llenos de trajes de competición, botas, cascos, sombreros…un auténtico arsenal de ropa para esta actividad tan específica.

4- VACACIONES-
¿A la playa?, ¡ni hablar!, ¿qué hago con el caballo?, ¿Quién lo cuida y quién lo monta?, ¡nadie lo va a hacer como yo y no me fío de nadie!. En las vacaciones se dispone de más tiempo libre y es el momento que todos esperamos para montar más o hacernos excursiones más largas. Además, si optamos por viajar, ajustaremos las fechas para que coincidan con eventos que llevamos todo el año esperando; los Juegos Ecuestres, un campeonato próximo, pueden ser el objetivo de estos días libres o quién sabe, quizá nos animemos a tomar unas clases con algún gran profesor que nos recicle.

5- COCHE-
El vehículo que más encaja con un aficionado a la equitación es un todo terreno, eso sí, lleno de polvo o barro, en función de que la época sea más seca o lluviosa. Inevitablemente, el interior va a estar lleno de tierra o restos de paja de la última paca que hubo que transportar. En el maletero es fácil que guardemos unas botas de goma para cuando entremos a las cuadras con restos de barro y algún otro material de origen orgánico. Todo ello, reunido, confiere a nuestro vehículo un olor y un ambiente un tanto peculiar.

6- PERRO-
Probablemente esta persona tenga un perro que le acompañe a todas partes. Son especialmente preferidos los del tipo Terrier, Schnauzer y, sobre todo en el sur el Bodeguero andaluz. En general, se trata de animales muy sociabilizados y equilibrados, con brillo en los ojos, de una gran inteligencia, fruto de su interacción con los caballos, el entorno y su intensa actividad física.

7- BRONCEADO PARA TODO EL AÑO-
Los jinetes estamos bronceados todo el año. Pero no nos llamemos a engaño, esta piel curtida se limita a cara y brazos. La ventaja de este deporte es que se practica en el exterior, para los amantes del sol, el inconveniente, que pocas partes del cuerpo van descubiertas (cascos, botas, pantalones largos).

8- TURISMO-
Cuando decidamos planificar un viaje turístico, éste quedará supeditado a alguna visita que guarde relación con el mundo de los caballos. Que vamos a Viena, hay que visitar el Palacio de la Escuela Española de Equitación. Si decidimos ir a las playas onubenses, seguro que podemos efectuar una escapadita a la aldea de El Rocío y disfrutar de los jinetes paseando por las calles de la única localidad no asfaltada de España. Pero quizá no sea tan malo. Un buen momento para visitar una localidad con picadero y realizar una excursión por la naturaleza de los alrededores. Es una manera de descubrir otra alternativa al turismo tradicional.

9- ¡SIEMPRE OLIENDO A CABALLO!-
La paja, el heno y el sudor del caballo, impregna nuestra piel y vestimenta de un característico olor. Personalmente no lo percibo desagradable, pero sí peculiar. Mucha gente se ve sorprendida por este aroma que se apodera del ambiente al entrar por primera vez  a un recinto de equitación. A algunos les resulta insoportable y a otros difícil acostumbrarse.

10- ANTE TODO, SENSIBILIDAD Y RESPETO-
Pero lo que en el fondo pretendemos plasmar en estas líneas, es que un aficionado a los caballos es una persona con una perspectiva diferente ante la vida. Con personalidad propia, lejos de los cánones tradicionales y con valores propios. Esta actividad deportiva, es capaz de modelar el carácter, otorgando una sensibilidad especial, hábitos disciplinados, afán de sacrificio y de superación, pero sobre todo, un gran respeto hacia los animales en particular y hacia la vida en general. Todas ellas cualidades no muy frecuentes en los tiempos que corren.

By | 2017-10-17T07:40:19+00:00 octubre 17th, 2017|10 cosas que...|0 Comments

Leave A Comment