HAY QUE ARREGLAR LA BOCA DE LOS CABALLOS.

Los caballos tienen una boca diseñada para pastar y pasar largas horas masticando hierba. Esto hace que su dentadura no pare de crecer. Pero, ¿qué pasa cuando permanecen estabulados? La alimentación a base de grano, de poca cantidad y mucha energía, condiciona un menor empleo de la boca y una masticación distinta. Con el tiempo, los molares se desgastan de manera irregular y crean picos afilados que pueden dañar encías u otras partes de la boca. La consecuencia a este dolor, miedo a masticar y a la embocadura. Es frecuente observar caballos con el cuello torcido mientras son montados, es una manera de apoyarse más en la parte que menos duele. Otros, simplemente “van en falso”, no toman contacto con la embocadura, manteniendo la cabeza alta y picoteando. Aunque también los hay que pueden botarse o ponerse de manos, mucho cuidado a ciertas reacciones.

La primera digestión tiene lugar en la boca, por tanto un animal con los molares con picos no va masticar

Realicemos la revisión de boca bianual, siempre por un especialista.

Conviene que un facultativo revise la boca de manera anual, aprovechando que viene a vacunar.

correctamente. La comida no podrá ser metabolizada de manera adecuada. Algunos hasta dejan de comer y observaremos la consiguiente e inevitable pérdida de peso. También
esta situación puede conducir a cólicos que sean repetitivos en el tiempo.

Como vemos, una boca poco cuidada, no aporta ninguna ventaja y si muchos quebraderos de cabeza. La solución pasa por la revisión veterinaria anual aprovechando las vacunas y la desparasitación, por ejemplo. El facultativo valorará el estado y las pautas a seguir. Por lo general, cada dos años conviene un limado de los picos. A pesar de lo aparatoso del procedimiento, no se emplea más de una hora con el caballo ligeramente sedado.

Atención a los dientes de lobo. Los primeros premolares, algunas veces aparecen de manera vestigial y pueden dar bastantes problemas (algo así como la muela del juicio en humanos), la solución es tan sencilla como la extracción. Los dientes de lobo jamás deben ser limados. Pueden presentarse entre uno y cuatro, aunque es más frecuente la ubicación maxilar o localización superior.

Copyright 2018 VCadiestramiento -Vicente Castillo- Todos los datos reservados.

 

By | 2018-08-08T19:17:03+00:00 agosto 8th, 2018|¿Sabías qué?|0 Comments

Leave A Comment