EN BUSCA DEL CABALLO ÁRABE, POR LUIS AZPEITIA DE MOROS.

En mayo de 1905, se organiza una comisión de compra militar, por especialistas en cría caballar. La misión; deben recorrer los antiguos territorios de Turquía, Siria, Mesopotamia y Palestina en busca de los mejores ejemplares de caballos árabes que regeneren sangre en España. Existe por aquel entonces una clara idea de mejorar un caballo árabe de línea española, al igual que ya había una línea bien definida en Polonia. Uno de los integrantes de esta expedición es Luis Azpeitia de Moros, de origen zaragozano y comandante de caballería, decide a la vuelta desarrollar su diario en forma de libro, publicándolo en el 1915. Se trataba de una persona experimentada que no era la primera vez que viajaba en busca de animales para la mejora genética. Al contrario de lo que pueda parecer, no se encuentran muchos ejemplares que puedan ser aprobados con el calificativo de “apto”. A menudo, las quejas y la decepción vienen por la falta de cuidados que generan un deficiente desarrollo, flaqueza extrema, cojeras y escasa calidad estructural.

El sistema de prospección era el habitual de la época, aunque hoy pueda parecernos poco efectivo. La comisión marchaba por los pueblos informándose dónde podían hallarse los mejores ejemplares. Acudían a los domicilios y si eran aprobados, se pagaban en efectivo y embarcados para España.

A pesar de los problemas ya referidos, se encuentra ejemplares muy interesantes que-efectivamente- permitieron renovar la línea en nuestro país. Una de las yeguas, de 11 años y de nombre Imm vino llena. Fue el incio de una de las mejores líneas que desembocó en el famoso Congo, Pura Sangre ganador en numerosos hipódromos. De 13 yeguas compradas en total, una (Saada) fallece en el barco y otra, Farida, jamás es inscrita en el libro de registro (stud-book).
Un amplio lote de estos caballos o descendientes suyos fueron adquiridos por la Yeguada Ybarra, que por aquel entonces daba comienzo a lo que iba a ser uno de los centros de referencia a nivel mundial con relación al caballo árabe.

Se trata de una obra altamente recomendable, con cierto tono romántico, recuerda a otras expediciones en busca de aventuras en los exóticos países árabes. Este tipo de relatos evocan a los exploradores victorianos como el caso de Richard Burton, que a mitad del siglo XIX, fue el primer viajero europeo en visitar disfrazado La Meca y Medina. El matrimonio Blunt, que recorre toda Mesopotamia. Y qué hablar de Shirley Baker, que de hijo de un clérigo acabó siendo el primer ministro del rey de la isla del Pacífico de Tonga.
“En busca del caballo árabe”, fue rescatado por Editorial Noticias, S.A. Publicado en 1993, con 182 páginas. Es una obra difícil de encontrar, lo que constituye una auténtica pérdida. No obstante, pincha el enlace que se incluye más abajo y podrás descargártelo para tu libro electrónico.

“Los verdaderos caballos árabes son los que se lanzan al ataque relinchando y corriendo a una velocidad milagrosa, y entonces sus cascos, en la noche y en la tierra pedregosa, producen chispas de fuego”.

DESCARGA- “EN BUSCA DEL CABALLO ÁRABE”.

 

 

 

 

Copyright 2017 VCadiestramiento | Todos los datos reservados.

By | 2017-11-05T20:36:00+00:00 noviembre 2nd, 2017|Libros de lectura|0 Comments

Leave A Comment