DOMA NATURAL 2- DEL POTRO RECIÉN NACIDO AL CABALLO MONTADO, POR ÉLISABETH DE CORBIGNY.

En esta segunda entrega, se estudian los principios básicos que ya propugnaran los grandes maestros clásicos y que hoy se renueva, actualiza y se reinventa, pasando a denominarse equitación etológica o doma natural. Pero, ¿qué queremos decir en realidad cuando aludimos a la equitación etológica? La etología es la ciencia que se encarga de estudiar el comportamiento de cualquier animal. Con esta sencilla definición admitimos que montamos a nuestro caballo atendiendo a sus reacciones primarias de animal herbívoro y por lo tanto de presa. Condición que implica los tan poco deseados botes o carreras con los que procura huir de aquello que considera un peligro. Este libro es un tratado que nos permite educar un potro, pero siempre atendiendo a su manera de comportarse, intentado hallar un motivo y una solución a todo lo que hace. Élisabeth de Corbigny no puede ser considerada como una susurradora al estilo convencional. De hecho, es más bien crítica con algunas de las técnicas que se emplean con más frecuencia.      Especialmente, con aquel método de trabajo que califica de “exprés”, en el que se fuerza al potro a aceptar montura y jinete. ¿Qué es más importante, el tiempo o la calidad que invertimos en el desbrave de un potro? La educación del potro desde que nace hasta el trabajo montado, con un sistema de trabajo organizado y programado de manera coherente y reflexiva es lo que propone la autora en esta edición del 2014, editado por Hispano Europea, con una correcta traducción de Marta Valls y que se puede adquirir al precio de 19,90 euros.

De esta manera concreta su filosofía ecuestre en diferentes partes del libro:

“En materia de equitación no soy partidaria acérrima de las técnicas norteamericanas dado que, al igual que en otros muchos lugares, la mayor parte de las técnicas usadas en Estados Unidos, se basan en la dominación y la violencia”.

“A lo largo del trabajo la mirada y la actitud del caballo reflejan si se encuentra relajado, tranquilo y sereno…o al contrario, si está intentando escapar mental o físicamente de la situación en la que se encuentra metido”.

“La mayor parte de los jinetes pasan de un extremo al otro, de una dejadez exagerada a una violencia incontrolada que acaba siendo la causa de todos los males”.

By | 2017-10-22T18:12:53+00:00 octubre 22nd, 2017|Sin categoría|0 Comments

Leave A Comment