DARLE TIEMPO AL CABALLO.

«Si el jinete hace un programa de trabajo inteligente y acertado, evitará sobrecargar a su caballo de trabajo y que pierda las ganas y el interés por trabajar. Me viene a la cabeza un oficial que intentaba enseñarle a realizar un piaffe a su afable e inteligente yegua. Todos los días se repetía la misma situación. La yegua realizaba correctamente algunos pasos del piaffe y el jinete, en vez de recompensarla con un trayecto al paso antes de exigirle que realizara de nuevo este difícil aire, el teniente prolongaba el ejercicio, por lo que el piaffe era cada vez más impreciso hasta que se desfiguraba completamente. Cuanto más empujaba a la yegua hacia delante, más nervioso se ponía hasta que perdía la gorra y, empapado en sudor, mandaba a la yegua a los establos. Después de varios días observándolo, le pregunté que cuál era, en su opinión, el motivo de su fracaso. El me contestó malhumorado: “¡Es que esta maldita bestia se niega a hacerlo!”. Yo le respondí: “No, es que no puede. Si te fijas, efectúa los primeros pasos bastante bien, pero no es lo suficientemente fuerte como para realizar el resto. ¡Déle tiempo! Piensa que le exigiera que hiciera diez genuflexiones, podría hacerlas, pero, si le exigiera cien, me diría que son demasiadas. Pero su yegua no puede hablar. Lo único que puede hacer es negarse a cumplir sus órdenes insensatas”.

Todo llega, únicamente hay que tener paciencia.

Alois Podhajsky (1898- 1974), “Mis caballos, mis maestros”.

Copyright 2019- vcadiestramiento.com | Todos los datos reservados.

By | 2019-11-10T22:43:11+01:00 noviembre 10th, 2019|Pensamientos ecuestres|0 Comments

Leave A Comment