10 REQUISITOS PARA LA COMPRA DE NUESTRO PRIMER CABALLO.

“…Después de algún tiempo, ya he conseguido el suficiente nivel de monta y conocimientos como para adquirir mi primer caballo. Pero, ¿qué caballo compro?, ahora me encuentro lleno de dudas e incertidumbres, porque no querría equivocarme o ser engañado…”

Comentarios como este o similares, los he oído numerosas veces por aquellos que deciden dar el paso adelante y estrenarse como propietarios. Antes de su compra, debemos realizar unas pruebas fundamentales, tales como la revisión veterinaria o que nos adaptemos a su carácter o nivel de doma montados. Sin duda, es una experiencia inolvidable, pero hay que tener en cuenta una serie de factores que vamos plasmar a continuación.

1- QUE NOS ACOMPAÑE UN ESPECIALISTA- La ayuda de un profesional de confianza, como nuestro profesor o un jinete con experiencia, puede ayudarnos a detectar los primeros problemas; cojeras, mal carácter, edad avanzada o defectos de monta. Si no se conoce mucho al animal, intentemos montarlo en diferentes días y que nos lo pruebe un especialista. Debemos asegurarnos que nos va a encajar por carácter, temperamento o nivel de adiestramiento. Que no nos llevemos sorpresas cuando sea demasiado tarde.

2-EXAMEN VETERINARIO- Debe ser imprescindible cuando nos guste montado y sólo se adquirirá si dicho examen es favorable. Un veterinario equino y colegiado realizará un examen de boca, cojeras, edad real y radiografías si fuera el caso. El gasto corre siempre por cuenta del comprador. El animal debe disponer de su cartilla sanitaria al día de vacunas y estar microchipado. El veterinario cotejará la veracidad de éste, ubicado en el lado izquierdo del cuello con el que indique la cartilla.

3- CONTAR CON UN PRESUPUESTO MÁXIMO- Un caballo puede costar unos pocos de cientos de euros o cientos de miles de euros. Seamos realistas y contemos con el presupuesto real, adaptado a las cualidades que busquemos, a nuestra posibilidad económica y siempre pensando a la actividad que nos vayamos a dedicar. Hagamos una clara diferenciación entre ocio y competición.

4- CONTRATO DE COMPRA-VENTA- Muy importante que se firme un contrato de compra-venta, entre comprador y vendedor, con sus datos completos y sendas fotocopías del D.N.I., figurando también el microchip del caballo. El nuevo titular debe ser cambiado en el organismo de ganadería correspondiente de nuestra comunidad o en ANCCE (Asociación Nacional de Criadores de Caballos de Pura Raza Español) si es un Español de pura raza.

5- COMPROBAR HERRAJES- La calidad del casco, interesarnos sobre el motivo de que lleve herraduras ortopédicas o intentar descubrir cuartos o grietas es otra de las condiciones para la compra. Si algo nos hace sospechar, consultemos a un herrador.

Cuidado con las gangas.

6- NO DEJARNOS LLEVAR POR COLORES- A menudo nos dejamos impresionar por ciertas capas llamativas; píos, bayos, nevados o palominos nos pueden enamorar, pero tenemos que comprobar carácter, físico y temperamento. ¿Acaso compraríamos un coche únicamente por su color?.

7- ESCOGER LA RAZA ADECUADA- El Árabe es muy temperamental, el Español o el Frisón más tranquilos, el inglés muy sensible… dejémonos aconsejar por la raza que mejor se adapte a nuestras necesidades y nivel de monta.

8- ¿CUÁL ES LA EDAD IDEAL?- Una pregunta compleja y difícil de generalizar. Huyamos de los caballos excesivamente jóvenes o viejos, unos por fuertes y los otros por trabajados. Atención a los caballos mayores de salto, que suelen estar muy castigados articularmente. Lo aconsejable sería animales entre 7 y 12 años, que es la plenitud de la vida equina.

9- TENER CLARO QUÉ DISCIPLINA VAMOS A PRACTICAR- Si realmente nos queremos decantar por una disciplina concreta, quizá necesitemos un caballo más seleccionado y escogido. No es lo mismo el salto, donde la alzada o el temperamento decidido pueden ser definitivos. En el raid predominará un animal de bajas pulsaciones y para el enganche mejor que sean fuertes, pero de carácter apacible.

10- ¿MEJOR CABALLO O YEGUA?- Realmente no hay una diferencia, a nivel general, que nos haga decantarnos por un sexo u otro. Mejor siempre, si es macho, que esté castrado. Aunque también podemos encontrar yeguas muy fáciles y llenas de sensibilidad o caballos enteros, que por su tranquilidad y equilibrio mental, no lo aparentan.

 

Copyright 2018 Vcadiestramiento |Vicente Castillo- Todos los datos reservados.

By | 2018-08-08T19:41:44+00:00 agosto 8th, 2018|10 cosas que...|0 Comments

Leave A Comment