10 PUNTOS PARA EJERCITAR LA MENTE Y MONTAR MEJOR A CABALLO.

El cerebro es el centro neurálgico -el ordenador- que rige el cuerpo. Si logramos entrenar y agilizar este punto encargado de tomar las decisiones, ganaremos en coordinación y técnica. El entrenamiento reflexivo, el táctico y la frialdad a la hora de escoger la opción adecuada, en el breve espacio de tiempo de que disponemos durante la monta. Tenemos que proveernos de una claridad mental que nos permita aportar las soluciones técnicas a cada problema que se nos plantea.

“Lo que importa no es lo que te sucede, sino como reaccionas”

Epícteto de Frigia, filósofo grecolatino.

1- Ejercicio físico- La actividad física de tipo aeróbico, como los trabajos de fuerza, son capaces de crear nuevas conexiones neuronales, facilitando un mejor ánimo y la neurogénesis. Además, nuestros reflejos serán mejores si nos mantenemos en el peso exacto. Cuidemos la alimentación y vigilemos nuestro físico, adoptemos hábitos de vida saludables.

2- Rodéate de estímulos- Ante la vida, es esencial la curiosidad. Comprobar las cosas por uno mismo, leer textos nuevos, abordar temas desconocidos, practicar juegos de mesa, cálculos mentales… son diferentes estímulos que nos permitirán cambiar la estructura del cerebro y despertarlo.

Hay que tener una gran destreza mental para tomar decisiones inmediatas. En la imagen, foto de hace un siglo, con un descenso extremo.

3- Menos rutina y más sorpresas- Adoptemos nuevas experiencias que nos conduzcan a pensar de manera diferente. Cambiemos la ruta al trabajo, realicemos ejercicios con la mano no dominante, montemos otros caballos que nos aporten distintas sensaciones.

4- Aprender algo nuevo- Siempre hay que aprender, activemos la memoria. El estudio de un nuevo idioma, una poesía, la letra de una canción, las reprises de doma, la práctica de otras disciplinas o diferentes recorridos de salto.

5- Mejoremos la concentración y la atención- Muy importante en la disciplina de la equitación. Que no nos distraiga el hecho de trabajar con más caballos en la pista, alguien que grita o un perro que ladra. La meditación, la relajación y la calma nos ayudaran a focalizar la atención.

6- Practicar juegos- Un buen ejercicio mental, las cartas, sudokus, crucigramas o recordar la trama de un libro, nos permitirán tener la mente despierta y más alerta.

7- Buen alimento- Importante que practiquemos una dieta equilibrada, rica en aceites omega para nutrir adecuadamente el cerebro.

8- Hablemos- Hablar y comunicarse facilita la agilidad, expresión y comprensión oral, a la vez que nos enriquece el vocabulario. Como profesores o entrenadores, nos permite más claridad en nuestras argumentaciones y como alumnos un mayor entendimiento y asimilación de las mensajes.

Una mente despierta nos ayuda en situaciones difíciles, que tan poco nos gustan, pero no dejan de ser inevitables.

9- No se para de aprender- No dejes de aprender. Permanece abierto a todo lo que sea conocimiento y rodéate de aquellas personas que emanan sabiduría, que no son demasiadas, por lo tanto selecciónalas bien.

10- Autocontrol- Aprendamos a gestionar nuestras emociones y no nos dejemos llevar por los instintos, algo que puede ser tremendamente destructivo cuando se está en contacto con el mundo del caballo. Podemos practicar diferentes técnicas de relajación y motivación (yoga, meditación, mindfulness), muy interesante para aquellas personas de carácter más marcado. El miedo, la irritabilidad y las prisas por conseguir resultados son los grandes enemigos de la equitación.

Copyright 2018 vcadiestramiento.com- Todos los datos reservados.

By | 2018-12-25T21:11:43+00:00 noviembre 15th, 2018|10 cosas que...|0 Comments

Leave A Comment