10 CONSEJOS PARA MI PRIMER DÍA DE CONCURSO.

 

¡Qué nervios!, en breve voy a competir por primera vez.¿Me fallará el caballo?, ¿me olvidaré del recorrido?, ¿sabré estar a la altura de las circunstancias?. Existen pequeños trucos que nos pueden hacer de este día tan importante y duro a la vez un poco más llevadero. Ahí van algunos.

1- CONSULTAR LA PREVISIÓN METEOROLÓGICA- Informarnos sobre el tiempo que va a hacer nos va a permitir escoger la ropa que llevemos. Una camiseta interior, unos guantes, calcetines más gruesos o incluir en el equipaje la manta del caballo nos puede salvar de alguna eventualidad no esperada, sobre todo en zonas habitualmente frías.

2- EL CONCURSO EMPIEZA LA VÍSPERA- Seamos previsores, dejemos todo preparado la víspera del viaje, montura, traje, botas, cabezada, todo perfectamente limpio, engrasado y dispuesto para su empleo. Hagamos en papel una lista con todo lo necesario, de tal manera que no cometamos lapsus. Es muy importante disponer de una carpeta donde vaya la documentación del caballo con las vacunas al día. Si son concursos de cierto nivel, nos lo pueden exigir a la entrada al recinto.

3- PRESENTARSE EN LAS INSTALACIONES AL MENOS 2 HORAS ANTES- Calculemos para llegar un par de horas antes a la zona del evento. Cuando se trata de otras competiciones de más nivel, puede ser conveniente hacerlo hasta tres días antes para una mejor aclimatación. Recorrer el viaje sin prisas, preveer cualquier tipo de contingencia (un pichazo, o que se niege a subir al remolque), llegar con suficiente antelación para inspeccionar las instalaciones, la pista de competición, darle el último repaso de limpieza, cambiarnos o calentar de manera adecuada nos permitirá afrontar la competición sin más nervios de la cuenta.

4- NO A LA IMPROVISACIÓN- Lo que no hayamos aprendido hasta el momento previo al concursoya no vamos a corregirlo. No nos esforcemos en mejorar o enseñar cosas en el calentamiento. No arriesgemos innecesariamente. Intentemos no estrenar el día en cuestión una montura, unas botas o unas espuelas. Mejor hacerlo quince o veinte días antes para acostumbrarnos y que el material nuevo se adapte.

5- CALENTAMIENTO CORRECTO- El calentamiento no es más que calentamiento. Se trata de preparar toda la estructura del animal para el máximo rendimiento. Trabajemos la base; giros, círculos, flexión y estiramiento de cuello o algo de tranqueo, procurando no exceder los treinta minutos. De ninguna manera debemos agotarlo o luchar contra él esperando conseguir un ejercicio hasta el momento no posible. No lo violentemos si queremos que entre a la pista con ganas de trabajar y cooperando.

6- APRENDER A CONCURSAR- Quizá en los primeros concursos no debamos esperar excelentes resultados. Tenemos que adquirir temple, frialdad, relajación, al igual que el caballo debe aprender a trabajar en pistas desconocidas, a compartir el trabajo con caballos desconocidos o a no asustarse de la megafonía, la campana o los aplausos. En resumen, lo que denomino “aprender a competir”.

7- HERRAR UNOS DÍAS ANTES- Para lograr un máximo rendimiento, sería conveniente no llevarlo muy largo de herraje. Al igual que un atleta calza unas zapatillas nuevas para la competición, debería ser herrado unos 7 ó10 días antes, para que sus aplomos trabajaran en las mejores circunstancias.

8- DESCANSAR CORRECTAMENTE- Debemos dormir lo suficiente para encontrarnos descansados y a punto para que nuestro rendimiento sea el máximo, a pesar de los nervios. Un sueño reparador nos ayuda a aumentar la concentración y los resultados.

9- MOTIVACIÓN Y DISCIPLINA MENTAL- Todos los deportistas tienen que entrenar la mente y lo repito de manera insistente a mis alumnos. Debemos adquirir cierta disciplina mental para afrontar los problemas propios del momento. El caballo estará más nervioso de lo normal, nosotros nos encontramos más cohibidos porque nos sentimos observados. Los errores nos desmoralizan. Somos nosotros los que debemos infundir confianza al binomio. Además, desde el exterior, debe percibirse seguridad y relajación.

10- ESCOGER EL MOMENTO DE COMPETIR- Forzar el momento de competir, sin la preparación suficiente, sólo puede desembocar en unos malos resultados y el comportamiento poco deseable del caballo, por tanto en una decepción. Tengamos claro que hemos adquirido el nivel suficiente para concluír la prueba con garantías. Probemos a cargarlo al remolque en visperas. Realicemos la prueba con suficiente antelación en otros centros hípicos o en el campo para cambiar la visión y lancémonos a la pista oficial cuando veamos que hay unas garantías mínimas de concluir satisfactoriamente. Si es así, ¡enhorabuena!, ya te encuentras más cerca del éxito.

 

 

 

By | 2017-10-25T08:32:39+00:00 octubre 25th, 2017|10 cosas que...|0 Comments

Leave A Comment